dijous, 27 de març de 2014

DIOS NO ESTÁ MUERTO - Película cristiana.

¿Hasta dónde llegarías para defender tu fe en Dios?



Josh Wheaton, (Shane Harper), estudiante de primer año de universidad y devoto cristiano, encuentra su fe desafiada en su primer día de clase de filosofía por el dogmático y argumentativo Profesor Radisson (Kevin Sorbo). Radisson comienza la clase informando a los estudiantes que deben negar por escrito la existencia de Dios en ese primer día, o se enfrentan a una calificación reprobatoria.


Mientras otros estudiantes en la clase comienzan a escribir las palabras "Dios está muerto" en la hoja de papel, como se les había indicado, Josh se encuentra en una encrucijada, al tener que elegir entre su fe y su futuro. Josh, nervioso, ofrece una negativa provocando una reacción airada de su profesor.


Radisson le asigna una tarea de enormes proporciones: si Josh no admite que "Dios está muerto", debe entonces probar la existencia de Dios, presentando argumentos intelectuales bien investigados y fundamentados a lo largo del semestre. Participando a su vez en un debate mano a mano contra el profesor Radisson frente a la clase. Si Josh no logra convencer a sus compañeros de clase de la existencia de Dios, fracasará el curso y obstaculizará sus metas académicas. Con casi nadie de su lado, Josh se pregunta si realmente se puede luchar por lo que cree.


¿Puede realmente probar la existencia de Dios? ¿No sería más fácil simplemente escribir "Dios está muerto" y dejar todo el incidente en el pasado?






Trailer oficial





Fuente: DIOS NO ESTÁ MUERTO - Sitio Oficial de la Película en Español





¿Hay vida después del parto?

¿HAY VIDA DESPUÉS DEL PARTO?

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:
-¿Tú crees en la vida después del parto?
- Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
- ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?
- No lo sé pero seguramente... habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
- Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
- Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
- Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
- ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?
- ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
- ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
- Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?... Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella...

Autor desconocido.

dilluns, 24 de març de 2014

No al aborto: Gianna Jessen



No al aborto:
Testimonio basado la historia real de Gianna Jessen


A los 19 años de edad se entera que fue adoptada tras sobrevivir a un aborto fallido y emprende un duro camino para perdonar a su madre biológica. En la vida real, la madre de Gianna Jessen tenía siete meses y medio de embarazo cuando decidió someterse a un aborto por inyección salina, un agresivo procedimiento que causa la muerte del bebé por envenenamiento y quemaduras...

El apoyo a la causa a favor de la vida en Estados Unidos ha aumentado considerablemente. En 1996, sólo el 33% de la población se identificaba como pro-vida, cifra que creció hasta el 47% en el año 2011.


dissabte, 22 de març de 2014

Por que nos hemos ido de la Església Evangélica de Sant Pau, de la IEE y EEC.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Es posible que os haya llegado información acerca de un grupo de personas, que hemos causado baja como miembros en la Església Evangèlica de Sant Pau perteneciente a la IEE/EEC. Queremos dar a conocer lo sucedido y dar testimonio de nuestra fe y  amor en el Señor.

La Pastora Carmen Sánchez, que tiene prevista su jubilación este mismo año, propuso, de acuerdo con el Presbiterio de la EEC, que fuera asignado como pastor de nuestra iglesia Ignacio Simal. Cuando planteó esta propuesta al Consejo de la Iglesia, fue rechazada mayoritariamente (4/1) por la posición pública, de Ignacio Simal, a favor de la unión y bendición de parejas del mismo sexo, como él escribió y difundió en la red en su artículo  “Padres y madres que salen del armario” también publicado por la revista Lupa Protestante fundada por él y dirigida en la actualidad por su esposa Joana Ortega. Esta publicación on line recoge la posición de la IEE/EEC en relación a diferentes temas y muy ampliamente en todo lo referente a  la homosexualidad.
 
A demanda del Consejo, se celebró una reunión con el Presidente de la IEE/EEC, Joel Cortés, para manifestarle nuestro posicionamiento y pedirle que se modificase la propuesta de asignación del pastor Simal. Propusimos dejar un tiempo de reflexión para construir conjuntamente una nueva propuesta que pudiera ser aceptada tanto por la IEE/EEC como por el Consejo de la Iglesia de San Pablo y por todos sus miembros.  Joel Cortés no aceptó esta propuesta y reiteró que por decisión de la IEE/EEC  el próximo pastor sería Ignacio Simal. 

De acuerdo con lo previsto, dos semanas más tarde, celebramos la Asamblea General Ordinaria de nuestra Iglesia, cuyo orden del día incluía pedir a la congregación que, de acuerdo con el Reglamento de la Iglesia de Sant Pau,  se pronunciase sobre la propuesta de sustitución de la pastora Sánchez por el pastor Simal. A esta reunión  asistieron dos miembros de la IEE/EEC, el presidente Sr. Cortés y el Vicepresidente de la EEC Sr. Segura. El presidente Sr. Cortés intervino en este punto, conocedor de la posición de muchos de los miembros de la iglesia, para manifestar que la homosexualidad no es pecado, no es una enfermedad y no debe curarse. Se produjo un intenso debate, en que participaron prácticamente la totalidad de personas asistentes, en el que se presentaron diferentes textos bíblicos sobre la inequívoca valoración de las Escrituras en relación a la homosexualidad. Se volvió a solicitar un tiempo de reflexión para buscar una alternativa a la propuesta de la IEE/EEC. El presidente, Sr. Cortés, manifestó con contundencia que no estaba dispuesto a hacer una discusión teológica del tema y que quien no estuviera de acuerdo con la posición de la IEE estaba en una iglesia equivocada y debía actuar en consecuencia, pues la IEE avanza lentamente, pero sin pausa, a la bendición de parejas del mismo sexo en un periodo que él situó en un plazo aproximado de cinco años, siguiendo el ejemplo de denominaciones hermanas en Europa.  La pastora Sánchez ratificó con su silencio las palabras del Sr. Cortés, a pesar de que en reiteradas ocasiones la mayoría del Consejo había mostrado preocupación por este tema y hasta la fecha había asegurado que ella también estaba en desacuerdo con esta  posición de la IEE.

Finalmente se pasó a votación la propuesta de sustitución de Sánchez por Simal con el resultado de 11 votos en contra y 6 a favor. Después de esto se dio la reunión  por finalizada emplazando a todas las personas asistentes a una nueva reunión 15 días más tarde para finalizar los puntos del orden del día que quedaron pendientes.  



En esta nueva reunión la pastora Sánchez reiteró que la persona que iba a sustituirle seria el pastor Simal pues la decisión de la IEE/EEC no podía ser cuestionada por la asamblea de ninguna comunidad local.

Con dolor y pesar 10 personas 2 niños y 2 jóvenes solicitamos la baja de la Iglesia de San Pablo e iniciamos nuestro camino de búsqueda de una iglesia donde alabar y adorar al Señor y servirle en fidelidad a su Palabra.   

Por todo lo sucedido, queremos declarar lo siguiente:

1.- No aceptamos que Ignacio Simal sea nuestro pastor, por diferencias doctrinales e interpretación de las Sagradas Escrituras. Respetamos profundamente su persona y también su profesionalidad.

2.- Durante la asamblea del día 23 de Febrero 2014 fuimos “invitados”, por parte del presidente de la IEE Joel Cortés, a abandonar la Iglesia de Sant Pau y la IEE ya que según él “están ustedes en una iglesia equivocada”.

3.- El presidente de la IEE Joel Cortés aseguró que en un futuro próximo se llegaría a la plena normalización de la relación con las personas homosexuales al realizar bendiciones matrimoniales entre personas del mismo sexo, sin plantearse la posibilidad de reconducirlas al camino de La Palabra. Para la IEE la homosexualidad no es pecado.

4.- Amamos a los hermanos que aceptan el posicionamiento de la IEE, pero nuestras posturas son irreconciliables, no obstante, continuaremos manteniendo una relación fraternal con todos ellos, pues creemos que nuestras diferencias no deben ser una muralla entre nosotros.

5.- Las sagradas Escrituras son la Palabra de Dios,  conjunto de normas  y enseñanzas para que el cristiano sea formado y sepa cómo debe vivir. Sentimos que nuestra obligación cristiana es dar a conocer el Evangelio y salvaguardarlo tal y como nos ha sido ordenado: sin quitar, sin poner y sin interpretar a nuestro modo.  La Palabra tiene el significado que tiene, no el que nosotros queremos darle.

6.- Por esta razón nos sentimos obligados a informar de lo sucedido, para exhortar a nuestros hermanos de otras iglesias para el estricto cumplimiento de La Palabra. Todos sin excepción tenemos cabida en la iglesia, pero debemos ser exhortados  a llevar nuestra vida conforme a la voluntad de Dios.

7.- Aceptamos y amamos a las personas homosexuales, pero creemos que la homosexualidad es pecado, tal y como se expresa en Romanos 1:26-27; 1 Corintios, 6; Levítico 18:22 ; Levítico 20:13 y. Creemos que debemos exhortarlos desde el amor a la conducta correcta.

8.- Somos conscientes que hay partes de La Escritura que hay que saber interpretarlas y traerlas a nuestros días, pero en este caso es completamente clara y no hay lugar a dudas.

9.- Sabemos que somos pecadores incapaces de cumplir la Ley de Dios por lo que continuamente debemos acudir a los pies de la Cruz en demanda de perdón, pero nuestra fe nos impide instalarnos en el pecado y nos lleva  a permanecer firmes en la voluntad de seguir los pasos de Aquel al que servimos, por nosotros mismos, por los que nos rodean y por nuestros hijos.


10.- Hemos llegado al final de un proceso en el que consideramos que hemos fracasado en nuestro intento de buscar soluciones. Nos gustaría que todos fuéramos capaces de reflexionar sobre esto.   





dimarts, 18 de març de 2014

El Protestantismo Liberal de nuestros días

El Protestantismo Liberal de nuestros días


Para empezar este artículo, quisiera antes, apelar a las definiciones de libertad, liberal y libertinaje que nos da la Real Academia Española de la lengua.

Libertad. (Del lat. libertas, -ātis).
1. f. Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. 2. f. Estado o condición de quien no es esclavo. 3. f. Estado de quien no está preso. 4. f. Falta de sujeción y subordinación. A los jóvenes los pierde la libertad. 5. f. Facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres. 6. f. Prerrogativa, privilegio, licencia. U. m. en pl. 7. f. Condición de las personas no obligadas por su estado al cumplimiento de ciertos deberes. 8. f. Contravención desenfrenada de las leyes y buenas costumbres. 9. f. Licencia u osada familiaridad. Me tomo la libertad de escribir esta carta. Eso es tomarse demasiada libertad. En pl., u. en sent. peyor. 10. f. Exención de etiquetas. En la corte hay más libertad en el trato; en los pueblos se pasea con libertad. 11. f. Desembarazo, franqueza. Para ser tan niña, se presenta con mucha libertad. 12. f. Facilidad, soltura, disposición natural para hacer algo con destreza. Algunos pintores tienen libertad de pincel. Ciertos grabadores tienen libertad de buril.

Liberal.  (Del lat. liberālis).
1. adj. Generoso, que obra con liberalidad.

Libertinaje. (De libertino).
1. m. Desenfreno en las obras o en las palabras. 2. m. Falta de respeto a la religión.


Como hemos visto, la palabra “libertad” tiene un significado muy amplio, puede identificarse con la apertura a nuevas ideas, al progreso… Algunos, la identifican con una manera de obrar como uno quiere, tergiversando el significado de la palabra.

Vivir en libertad no significa hacer lo que uno desea, debemos recordar que nuestra libertad termina donde empieza la de los demás, no confundiendo libertad con libertinaje.
Si nuestra libertad ofende a otros, quizás deberíamos pensar si estamos obrando de la forma correcta, mas aún si somos cristianos.

Para un cristiano, la libertad es relativa. Ciertamente somos libres Juan 8:32 “conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”
Conocer la “verdad” significa nacer de nuevo, aceptar las “normas” que Dios nos ha dado a través de las Sagradas Escrituras, ser fieles a estas  normas y enseñanzas y obedecerlas.

Necesitamos tener un nacimiento espiritual. Hemos nacido una vez de la carne, separados de Dios, pero tenemos que nacer de nuevo del espíritu, si queremos conocer la bendición y gozo de vivir en comunión con Dios.

Se da por supuesto que todo aquel que es miembro de una iglesia evangélica ha hecho una confesión de fe y ha nacido de nuevo, antes o en el mismo momento de hacerla, pero se supone que hemos nacido de nuevo si realmente nos sentimos y decimos ser cristianos.

Entonces, si nos ha sido dada una ley y hemos nacido de nuevo, ¿por qué seguimos en rebeldía? 
Parece que bajo el titulo de que somos libres, hoy todo está permitido, pero La Palabra es clara y concisa: la Ley de Dios es la que es. No es interpretable a nuestro antojo, ni la podemos ni debemos cambiar.  “Cuidarás de hacer todo lo que te mando; no añadirás a ello ni quitarás” Deuteronomio 12:32

En muchas ocasiones, anteponemos nuestras cuestiones personales por encima de La Palabra. Hay muchos temas que parece que son intocables, ante los que hay que andarse con cuidado si defiendes La Palabra, por encima de las cuestiones personales, pudiendo ser acusado incluso de fundamentalista, extremista…

Soy consciente de que el mundo evoluciona. Cada vez son aceptadas mas conductas humanas que hace cien años hubiera sido impensable que se trataran hoy con normalidad, pero quizás algunas de ellas nos apartan de La Palabra, y eso no debemos permitirlo si realmente somos fieles al Cristianismo, si nuestro nuevo nacimiento ha sido de corazón con todo lo que ello conlleva. ¿Somos capaces de tomar nuestra cruz y seguir a Jesucristo con “sus” condiciones, o solamente en aquellos temas que nos interesan? ¿Buscamos el favor de los hombres o el de Dios? ¿Queremos agradar a Dios o a los hombres? O incluso a nosotros mismos.


Desgraciadamente, es algo común en muchas iglesias evangélicas o protestantes el ir poco a poco apartándose del significado mas puro de las Sagradas Escrituras, obviando algunas cosas o "adaptándolas" a los tiempos.

Quizás lo mas preocupante es ver como este camino paralelo que algunos toman, son quienes deben darnos el ejemplo mas estricto de la Palabra con sus propias vidas: Pastores, predicadores, obispos, líderes de la iglesia, ancianos… Parece que hoy todo está permitido.

Todos somos pecadores, es cierto, pero los cristianos que han nacido de nuevo, deben hacer todo lo posible por cambiar sus vidas, por hacer todo lo posible para dar un testimonio puro con su propio ejemplo.

Un cristiano que ha nacido de nuevo, no puede ser liberal, por lo menos en el sentido de falta de sujeción y subordinación, pues estamos sujetos a la Palabra y subordinados a nuesto Señor Jesucristo. 
No podemos obviar la Ley, ni interpretarla a nuestro antojo. La Palabra es la que es, ha sido así durante siglos y debe ser preservada hasta el fin de los días.

Si realmente queremos una relación personal con Dios, debemos negarnos a nosotros mismos y ser fieles a la Palabra, y si dentro de la iglesia o dentro de la comunidad a la que pertenecemos ejercemos un lugar de responsabilidad, debemos ser mas estrictos que ninguno, para que seamos lo mas parecido a lo que Dios espera de nosotros.

Al final es a El a quien vamos a rendirle cuentas cuando nos llame a su presencia.



Albert Sabater