dissabte, 22 de març de 2014

Por que nos hemos ido de la Església Evangélica de Sant Pau, de la IEE y EEC.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Es posible que os haya llegado información acerca de un grupo de personas, que hemos causado baja como miembros en la Església Evangèlica de Sant Pau perteneciente a la IEE/EEC. Queremos dar a conocer lo sucedido y dar testimonio de nuestra fe y  amor en el Señor.

La Pastora Carmen Sánchez, que tiene prevista su jubilación este mismo año, propuso, de acuerdo con el Presbiterio de la EEC, que fuera asignado como pastor de nuestra iglesia Ignacio Simal. Cuando planteó esta propuesta al Consejo de la Iglesia, fue rechazada mayoritariamente (4/1) por la posición pública, de Ignacio Simal, a favor de la unión y bendición de parejas del mismo sexo, como él escribió y difundió en la red en su artículo  “Padres y madres que salen del armario” también publicado por la revista Lupa Protestante fundada por él y dirigida en la actualidad por su esposa Joana Ortega. Esta publicación on line recoge la posición de la IEE/EEC en relación a diferentes temas y muy ampliamente en todo lo referente a  la homosexualidad.
 
A demanda del Consejo, se celebró una reunión con el Presidente de la IEE/EEC, Joel Cortés, para manifestarle nuestro posicionamiento y pedirle que se modificase la propuesta de asignación del pastor Simal. Propusimos dejar un tiempo de reflexión para construir conjuntamente una nueva propuesta que pudiera ser aceptada tanto por la IEE/EEC como por el Consejo de la Iglesia de San Pablo y por todos sus miembros.  Joel Cortés no aceptó esta propuesta y reiteró que por decisión de la IEE/EEC  el próximo pastor sería Ignacio Simal. 

De acuerdo con lo previsto, dos semanas más tarde, celebramos la Asamblea General Ordinaria de nuestra Iglesia, cuyo orden del día incluía pedir a la congregación que, de acuerdo con el Reglamento de la Iglesia de Sant Pau,  se pronunciase sobre la propuesta de sustitución de la pastora Sánchez por el pastor Simal. A esta reunión  asistieron dos miembros de la IEE/EEC, el presidente Sr. Cortés y el Vicepresidente de la EEC Sr. Segura. El presidente Sr. Cortés intervino en este punto, conocedor de la posición de muchos de los miembros de la iglesia, para manifestar que la homosexualidad no es pecado, no es una enfermedad y no debe curarse. Se produjo un intenso debate, en que participaron prácticamente la totalidad de personas asistentes, en el que se presentaron diferentes textos bíblicos sobre la inequívoca valoración de las Escrituras en relación a la homosexualidad. Se volvió a solicitar un tiempo de reflexión para buscar una alternativa a la propuesta de la IEE/EEC. El presidente, Sr. Cortés, manifestó con contundencia que no estaba dispuesto a hacer una discusión teológica del tema y que quien no estuviera de acuerdo con la posición de la IEE estaba en una iglesia equivocada y debía actuar en consecuencia, pues la IEE avanza lentamente, pero sin pausa, a la bendición de parejas del mismo sexo en un periodo que él situó en un plazo aproximado de cinco años, siguiendo el ejemplo de denominaciones hermanas en Europa.  La pastora Sánchez ratificó con su silencio las palabras del Sr. Cortés, a pesar de que en reiteradas ocasiones la mayoría del Consejo había mostrado preocupación por este tema y hasta la fecha había asegurado que ella también estaba en desacuerdo con esta  posición de la IEE.

Finalmente se pasó a votación la propuesta de sustitución de Sánchez por Simal con el resultado de 11 votos en contra y 6 a favor. Después de esto se dio la reunión  por finalizada emplazando a todas las personas asistentes a una nueva reunión 15 días más tarde para finalizar los puntos del orden del día que quedaron pendientes.  



En esta nueva reunión la pastora Sánchez reiteró que la persona que iba a sustituirle seria el pastor Simal pues la decisión de la IEE/EEC no podía ser cuestionada por la asamblea de ninguna comunidad local.

Con dolor y pesar 10 personas 2 niños y 2 jóvenes solicitamos la baja de la Iglesia de San Pablo e iniciamos nuestro camino de búsqueda de una iglesia donde alabar y adorar al Señor y servirle en fidelidad a su Palabra.   

Por todo lo sucedido, queremos declarar lo siguiente:

1.- No aceptamos que Ignacio Simal sea nuestro pastor, por diferencias doctrinales e interpretación de las Sagradas Escrituras. Respetamos profundamente su persona y también su profesionalidad.

2.- Durante la asamblea del día 23 de Febrero 2014 fuimos “invitados”, por parte del presidente de la IEE Joel Cortés, a abandonar la Iglesia de Sant Pau y la IEE ya que según él “están ustedes en una iglesia equivocada”.

3.- El presidente de la IEE Joel Cortés aseguró que en un futuro próximo se llegaría a la plena normalización de la relación con las personas homosexuales al realizar bendiciones matrimoniales entre personas del mismo sexo, sin plantearse la posibilidad de reconducirlas al camino de La Palabra. Para la IEE la homosexualidad no es pecado.

4.- Amamos a los hermanos que aceptan el posicionamiento de la IEE, pero nuestras posturas son irreconciliables, no obstante, continuaremos manteniendo una relación fraternal con todos ellos, pues creemos que nuestras diferencias no deben ser una muralla entre nosotros.

5.- Las sagradas Escrituras son la Palabra de Dios,  conjunto de normas  y enseñanzas para que el cristiano sea formado y sepa cómo debe vivir. Sentimos que nuestra obligación cristiana es dar a conocer el Evangelio y salvaguardarlo tal y como nos ha sido ordenado: sin quitar, sin poner y sin interpretar a nuestro modo.  La Palabra tiene el significado que tiene, no el que nosotros queremos darle.

6.- Por esta razón nos sentimos obligados a informar de lo sucedido, para exhortar a nuestros hermanos de otras iglesias para el estricto cumplimiento de La Palabra. Todos sin excepción tenemos cabida en la iglesia, pero debemos ser exhortados  a llevar nuestra vida conforme a la voluntad de Dios.

7.- Aceptamos y amamos a las personas homosexuales, pero creemos que la homosexualidad es pecado, tal y como se expresa en Romanos 1:26-27; 1 Corintios, 6; Levítico 18:22 ; Levítico 20:13 y. Creemos que debemos exhortarlos desde el amor a la conducta correcta.

8.- Somos conscientes que hay partes de La Escritura que hay que saber interpretarlas y traerlas a nuestros días, pero en este caso es completamente clara y no hay lugar a dudas.

9.- Sabemos que somos pecadores incapaces de cumplir la Ley de Dios por lo que continuamente debemos acudir a los pies de la Cruz en demanda de perdón, pero nuestra fe nos impide instalarnos en el pecado y nos lleva  a permanecer firmes en la voluntad de seguir los pasos de Aquel al que servimos, por nosotros mismos, por los que nos rodean y por nuestros hijos.


10.- Hemos llegado al final de un proceso en el que consideramos que hemos fracasado en nuestro intento de buscar soluciones. Nos gustaría que todos fuéramos capaces de reflexionar sobre esto.   





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada