dissabte, 10 de gener de 2015

Géneros literarios en la historia del pueblo de Israel.

Géneros literarios predominantes y su papel 
en la historia del pueblo.



Para expresar hechos históricos o nuestras experiencias y sentimientos, tenemos varias formas de hacerlo, entre ellos, de forma gráfica: un cuadro, un dibujo, una fotografía incluso una película…
Pero el interés de este ejercicio es la forma escrita. El pueblo de Israel había descubierto la presencia de Dios en su vida y quería transmitir sus experiencias y su fe.
Dentro de ella podremos encontrar los siguientes géneros literarios: el mito, la leyenda, el relato histórico, el poema, la oración, las leyes, la reflexión, el discurso, las cartas...
Estos géneros abarcarían la totalidad del Antiguo Testamento, 46 libros de la Iglesia Católica, 39 la Protestante y 51 la Ortodoxa.

Los que a continuación se citan son los géneros mas relevantes, si bien es cierto que hay “sub géneros” y algún otro que no describo aquí. Estos son los mas importantes ya que defienden los puntos que creo mas importantes de la relación de Dios con el pueblo de Israel.

Sabiduría teológica o sapiencial
Aunque introducidos por el rey Salomón, se ha demostrado que ya existía antes  sobre todo a partir de la época sumeria con proverbios, fábulas o poemas sobre el sufrimiento, del tipo del Libro de Job.
Su intención es pedagógica, en forma de proverbios y refranes en la mayoría de ocasiones.
El sabio comprende, escucha, habla y es capaz de transformar en el arte de vivir.
Los proverbios expresan la reflexión, la experiencia, curiosidad…

Históricos
Es uno de los géneros literarios mas conocidos del Antiguo Testamento. Los textos históricos cuentan la historia de la humanidad y el pueblo de los judíos desde la muerte de Moisés hasta la rebelión macabea contra el helenismo. En líneas generales, podemos decir que abarcan el período comprendido entre 1240 a. C. y 173 a. C.
Los Libros Históricos son dieciséis: Josué, Jueces, Rut, I y II Samuel, I y II Reyes, I y II Crónicas, Esdras, Nehemías, Libro de Tobit o Tobías, Libro de Judit, Libro de Ester, I y II Macabeos.

Apocalípticos.
El contexto histórico en el que surgen los apocalipsis es el de tiempos de crisis percibida como extrema. Los primeros apocalipsis, entre los que se cuenta el Libro de Daniel, son de la época de Antíoco Epífanes (175-164 a. C.) y de la sublevación judía de los Macabeos (166-160 a. C.). Es la época de la helenización intensiva de Jerusalén y de los territorios judíos
La historia de Israel y las bases de sus esperanzas para el futuro han estado desde siempre unidas a sus pretensiones políticas. Ahora bien, los grandes momentos de la apocalíptica son precisamente aquellos en los que a los judíos les son arrebatadas estas pretensiones por otros poderes dominantes. Los judíos de los últimos siglos antes de Cristo creían que los cielos "se habían cerrado" y que el Espíritu de Dios "no se había apoderado de nadie" (no había inspirado a nadie) desde los tiempos de los últimos profetas Ageo, Zacarías y Malaquías; y sin el Espíritu de Dios la historia no era posible.
La apocalíptica permitió mantener como real la historia de Israel gracias a la doctrina de la inspiración bíblica: la historia aún era posible y su agente era el autor inspirado y su obra escrita.

Poéticos y cantos
La literatura poética del Antiguo Testamento nos sitúa ante nuevos géneros literarios entre los que podemos destacar las loas y cantos de victoria, las canciones nupciales y poemas amorosos, los himnos de guerra y los cantos funerarios, escritos sapienciales así como la amplia colección de oraciones poéticas en forma de salmos, himnos y cánticos para ser usados en la liturgia y en las celebraciones festivas del pueblo. Ofrecen mensajes de consuelo para un pueblo abatido y sufrido.
Su finalidad es bendecir a Dios. Son una forma de presentar a Israel frente a Yahvé.
La biblia, es el libro que contiene mayor número de géneros literarios para expresar la vivencia y convivencia de determinadas culturas en diferentes momentos de la historia. El lenguaje oral y escrito han determinado una colección de géneros y estilos literarios tan  diferentes que han permitido a los autores, hagiógrafos, escritores, y copistas de los textos sagrados poner por escrito una serie de acontecimientos que reflejan la historia de un pueblo. La elección que el Señor había hecho de Israel se manifestó por la intervención divina para liberarle de Egipto y por el don de una tierra. El Deuteronomio niega expresamente que la elección divina haya sido motivada por la grandeza de Israel o su perfección moral.

La influencia de la literatura, en todos sus géneros, en la historia del pueblo es muy importante. Por un lado informaban a éste de su propia historia, para conocerla, aprender de ella y respetarla. Estaríamos hablando de los libros “históricos” . En ellos se habla de la formación del pueblo de Israel, el exilio en Babilonia y el regreso a Jerusalén, las murallas que cayeron en Jericó, la vida del rey David y otros reyes, los templos… La gran lección que aprendemos aquí, es que Dios cumple siempre sus promesas, que es fiel a su pueblo y que de él espera obediencia y entrega.  Estos libros son los que forman el Pentateuco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, a demás de: Josué, Jueces, Ruth, 1 y 2 de Samuel.  En ellos radica la historia de Israel y su relación con Dios.

Los libros sapienciales, son una forma de enseñar al pueblo de forma muy peculiar debido a su desarrollada estética. Mayormente son poemas didácticos o enseñanzas poéticas. Aparecen debido a cambios políticos y religiosos, sobretodo después de la desaparición de los profetas, después del exilio en Babilonia. Tanta era la importancia que Salomón cuando lo llevó a su país, fundó escuelas de escribas para perfeccionarlo. Su importancia reside en la facilidad de recordar, recitar y aplicar sus enseñanzas para aquellos que no sabían leer.
Aunque los libros poéticos forman parte de los libros sapienciales, los diferencia de estos la particularidad de su forma y estructura. Temer ofender a Dios nuestro Padre, y guardar sus mandamientos con amor filial, esto es el fruto de la verdadera sabiduría. Es decir, que si la moral es la ciencia de lo que debemos hacer, la sabiduría es el arte de hacerlo con agrado y con fruto y la razón de ser es hacer llegar las enseñanzas e instrucciones de Dios al pueblo.


El contexto histórico en el que surgen los apocalipsis es el de tiempos de crisis extrema. La historia de Israel y esperanzas de futuro siempre han ido de la mano de las políticas. Los textos apocalípticos, precisamente hablan de cuando le son arrebatados al pueblo de Israel sus pretensiones por otros poderes dominantes. Los últimos judíos antes de Cristo pensaban que el espíritu de Dios ya no inspiraba a nadie por que los cielos se habían cerrado y sin el espíritu de Dios la historia no era posible. Ante esta crisis, esta literatura fue usada por Dios para transformar al Israel derrotado y que se lamentaba por su destino en un Israel que miraba a Dios con una esperanza de liberación y de misión.
Sea cual sea la forma, género o estructura de estos textos su finalidad es claramente la de dar a conocer a Dios, un Dios bueno y misericordioso, fiel a sus promesas y que aunque su pueblo ha sufrido, no se olvida de él. Un Dios creador de todo, tal como se expresa, por ejemplo en Génesis.
Dar a conocer su ley, a través de libros históricos y sapienciales, para que el pueblo le sirva de la forma que Él quiere y reconducirlo cuando se aparta del camino marcado, y para ello ha escogido a hombres y mujeres para culminar su obra: Ruth, Nehemias, Salomón…
A mi modo de ver, todos los libros son una enseñanza de Dios y su plan: Unos para darle a conocer, otros para mostrar la ley y reconducir, otros para alabarle, y otros para decirle al pueblo de que a pesar de que todo les vaya mal, Él está ahí para protegerle.
Estos libros, no solo han sido escritos para el pueblo de Israel; En aquel momento si, pero son aplicables también hoy en dia, por que también somos Israel, también somos el pueblo de Dios.







Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada