dissabte, 10 de gener de 2015

La importancia del templo de Israel.

La importancia del Templo en la religión de Israel


Aunque el Rey David tenia la intención de construir el Templo para hacer el centro religioso de Israel en Jerusalén, el profeta Natan lo disuade de tal hecho, pues Yahvéh tenia reservado este privilegio a su hijo, Salomón, ya que David fue un Rey de la guerra, con un carácter dominador, complicado y apasionado y Salomón un rey pacífico.
No obstante, el rey David estableció muchos contactos con arquitectos y artesanos y sufragando los enormes gastos de la construcción. Incluso la idea y las trazas se formaron durante su reinado.

La propia “importancia” del Templo de Salomón, situado en la meseta de Moria,  es sin duda alguna la razón, o mejor dicho: razones, pues no hay solamente una,  que llevaron a su construcción.  Sin duda, estas razones que llevaron a su construcción, son las mismas que le dan la importancia al templo. Se trataba del santuario de estado de la capital y el centro religioso de la nación y estaba ligado a la historia política y religiosa del reino.

Era la Casa de Dios. Yahvéh moraba en ella desde el momento en el que se introduce el Arca. El Templo es signo de elección. Es Yahvéh quien ha elegido habitar entre los suyos, en esta ciudad y en este templo.
Seguramente el hecho de la creencia que Yahvéh mora en el Templo es una de las razones mas importantes de su existencia.
Muchas son las demostraciones de esta fe. 2Re 19,14 “Ezequías tomo la carta de la mano de los mensajeros y la leyó. Luego subió al templo del Señor, la desplegó delante del Señor y en su presencia oró asi: (..)“
En numerosos salmos se expresa la seguridad de que Yahvéh residía en el Templo. Los profetas, aunque eran reacios a los vínculos con el culto, sí apoyaban esta creencia; Isaías, por ejemplo, fue llamado al ministerio profético en el propio Templo.

Seguramente, una de las razones mas importantes para su construcción era hacer de Jerusalén el centro religioso, exclusivo, nacional y administrativo de Israel.
 Hacerlo en el monte del Templo, en la meseta de Moria, era hacerlo en el centro de la tierra y el que orase en ese lugar lo haría directamente con Dios, que según sus creencias moraba justo encima, en las esferas celestiales.  El lugar, fue ciertamente preparado por el rey David en la era de Arauná, designando el lugar como “la Casa de Yahvéh” y el altar lo denominó “Altar de los holocaustos de Israel”

Otra de las razones  que le dan importancia, es sin duda el deseo de disminuir la importancia de los viejos santuarios y altares, pero fue algo que no se consiguió, ya que incluso después de su destrucción en el año 586 A.C., éstos continuaban existiendo. El Templo consiguió ser la residencia mas cara y mas hermosa de Yahvé, pero no la única, ya que coexistió con los altares de Canaán en todo el territorio de Israel.

Cobijar el Arca de la alianza, en la que se encontraban los diez mandamientos entregados a Moisés, es otra razón poderosa para la construcción del templo. El Arca, no solo servía para guardar las tablas de la ley, también era un lugar donde se propiciaba la relación con Yahvéh. Por esta razón se construye el templo: Donde esté el Arca, está Dios.
Yahvéh se hace presente en la tienda, antes de la construcción del Templo, en varias ocasiones, es lugar de revelación, y donde aparece el Kabot o gloria de Yahvé
No había ídolo alguno, solo el Arca con las tablas de la Ley.  

Tanta fue la importancia del Templo, que Salomón concentró toda política económica de su reinado a la construcción. Incluso el rey David, gastó parte de su fortuna personal en la construcción del Templo.

Aunque la situación del Templo es bien conocida, en la actualidad, no queda ni rastro. La presencia de la mezquita construida por Kaliff Aw-al-Malik hace imposible la búsqueda de todo resto arqueológico del Templo del rey Salomón.  Lo que algunos creen que es el muro




* Citas bíblicas extraídas de la “Santa Biblia Nueva versión internacional”, de la sociedad bíblica internacional.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada